Psicopatías hereditarias

agnusdei

Simón tiene un día taciturno, susurra:

¡Viva el mal!
¡Viva El Capital!

La Tripulación se revela ya vale de tocar los huevos Simón.

Simón: empezaremos con El Capital, hay que leer.
Es un tocho, pero aunque no os enteréis de nada, cuando lo entendáis os parecerá magnifico; seréis tan listos como nuestros padres que nos dejaron una buena herencia.


Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: